Caravaggio - “Baco adolescente” (1595-1597, óleo sobre lienzo, 85 x 95 cm, Galleria degli Uffizi, Florencia)

El chico que posa para la obra, ataviado como dios del vino, es uno de sus amigos, el pintor siciliano Mario Minniti, que aparece también en otras obras de esta época. A Caravaggio no le interesaba idealizar a sus personajes, su intención era que el público se identificase con ellos, que fuesen cercanos y reales, que conectasen fácilmente con el espectador, por eso utilizaba a gente corriente como modelos. Este Baco no es especialmente guapo, ni heroico. Su piel blanca y su pecho liso, sin apenas musculatura, cuadran bien con el carácter del dios del vino, que se pasaba los días de juerga, retozando con las bacantes y dándole a la botella. Está sentado en una especie de triclinio, como un romano, nos acerca una elegante copa rebosante de vino para invitarnos a beber. Su rostro es impenetrable, pero resulta imposible escapar de esta mirada tan intensa. Con la otra mano, juguetea sensualmente con el lazo de la toga, indicándonos hacia donde derivará el juego: un revolcón con él. El bodegón de frutas de otoño es una maravilla, con la granada abierta, mostrando su jugoso interior, y algunas de las manzanas podridas, golpeadas o con agujeros de gusano. La combinación de hojas verdes y secas en la cesta y en el tocado de Baco nos transmiten el mismo mensaje que las frutas: la vida son dos días, disfruta de ella ahora que todavía puedes. Caravaggio sabía ser muy persuasivo, así que me temo que no vamos a poder rechazar esa copa que nos está ofreciendo Baco. 

Calle Badanas

La calle Badanas ha recogido a lo largo de su historia diversos topónimos (Pellejería, Agujeros…) que hacen alusión a una actividad artesanal local: el curtido de pieles, que se ubicaba en esta zona del casco histórico lindante con el río. Esta calle consta de dos tramos rectilíneos cuya intersección es un ángulo recto, teniendo en el segundo tramo un ensanche que origina la plaza de San Nicolás de la Ajerquía. Por otra parte el nivel de la calle va descendiendo para tomar la cota de la Ribera del Guadalquivir. Existía una fábrica textil en el siglo XIX, antigua casa del Santo Dios, hoy integrada en el conjunto de instalaciones de Bodegas Campos. De la antigua iglesia parroquial de San Nicolás de la Ajerquía, siglo XIII, sólo quedan algunos restos. (Texto: Rafa Valera)

© 2018 Antonio Guerra. #habitantesdelominimo

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Clean